Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Tecnogger | 14 septiembre, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Donde duermen los niños

Imagen: James Mollison
Mónica Piragauta

Cuando Fabrica-el centro de investigación de Benetton- le preguntó al fotógrafo James Mollison si se le ocurría alguna idea para entender los derechos de los niños, él retrocedió mentalmente en aquellos días de su infancia, y recordó lo mucho que significó su habitación, porque más allá de una cama y unos juguetes, este lugar reflejaba las situaciones complejas que lo afectaban, y concluyó que de la misma forma sería para todos los niños del mundo.

Para James Mollison también tenía sentido retratar a los niños, pero separados de sus dormitorios, usando un fondo neutral, porque eso comunicaba que existía igualdad entre todos ellos, como lo que eran: sólo niños. Las circunstancias sociales o culturales que vivían se demostrarían a través de las fotografías de sus cuartos.

El resultado: un maravilloso libro publicado en 2010 con 56 dípticos, escrito y presentado para niños de 9 a 13 años, interesados en conocer niños alrededor del mundo, y las cuestiones sociales que los afectan. Y para los adultos, se convierte en un serio e impactante ensayo fotográfico, que los pondrá a pensar en las duras realidades que almas inocentes enfrentan.

Así que te presentamos Where Children Sleep, Donde Duermen los Niños: Historias de diversos niños alrededor del mundo, contadas a través de retratos y fotos de sus dormitorios.
 

Kaya, 4, Tokyo, Japan

Imagen: James Mollison
Kaya tiene cuatro años y vive con sus padres en un pequeño apartamento en Tokio. La propiedad en Tokio es muy costosa porque hay muy poco espacio. Su madre le hace toda la ropa y Kaya tiene 30 vestidos y abrigos, y 30 pares de zapatos, sandalias y botas, así como varias pelucas. A sus amigas les fascina venir a probarse su ropa. Su comida favorita es carne, papas, fresas y melocotones. Cuando sea grande quiere ser una dibujante de animación.
 

Ahkohxet, 8, Amazonia, Brazil

Imagen: James Mollison
Ahkohxet tiene ocho años y es miembro de la tribu Kraho que habita la cuenca del río Amazonas, en Brasil. Existen sólo 1900 miembros de su tribu, los cuales creen que el sol y la luna fueron los creadores del universo, y practican rituales que tienen siglos de antigüedad. La pintura roja que se aplica Ahkohxet en su pecho es uno de aquellos rituales. Los ancianos le enseñan a la generación de Ahkohxet a respetar la naturaleza y todo lo que los rodea. Sus cabañas están organizadas en un círculo, dejando en el centro espacio para sus rituales y ceremonias. La tribu se alimenta con el dinero que ganan de producciones cinematográficas, así como de fotógrafos que visitan su campamento. También cazan. Tienen un carro que comparten para toda la tribu.
 

Jaime, 9, New York, USA

Imagen: James Mollison
Jaime tiene nueve años. Vive en un apartamento de un edificio en la Quinta Avenida en New York. Sus padres también poseen lujosas mansiones en España y en Los Hamptons, en Long Island. Tiene un hermano y una hermana menor que son gemelos. Los cupos en el colegio de Jaime son muy codiciados, así la pensión sea bastante costosa. Jaime tuvo que aprobar varios exámenes antes de que fuera aceptado. Le está yendo muy bien en el estudio, y le encanta particularmente las clases de cómputo, ortografía y carpintería. Aparte del colegio, tiene clases de judo y natación. En su tiempo libre, además de tocar el chelo, a Jaime le gusta estudiar finanzas en el sitio web de Citibank. Cuando sea grande, él quiere ser abogado como su padre.
 

Indira, 7, Kathmandu, Nepal

Imagen: James Mollison
Indira vive con sus padres, hermano y hermana cerca de Kathmandu en Nepal. Su casa tiene sólo un cuarto, con una cama y un colchón. A la hora de dormir, los niños comparten el colchón que se pone en el piso. Indira tiene siete años y trabaja en la cantera de granito de la zona desde que tenía tres años. Su familia es muy pobre, así que todos tienen que trabajar. Hay cerca de 150 niños trabajando para la cantera, y algunos pierden la visión porque no tienen ningún equipo que proteja sus ojos de las astillas de las piedras. Indira trabaja de cuatro a seis horas al día, y luego ayuda a su mamá en las labores del hogar. También va a la escuela, la cual queda a 30 minutos de su hogar. A ella no le importa trabajar en la cantera, aunque prefiere estar jugando. Le gustaría ser una bailarina Nepalés cuando sea grande.
 

Juan David, 10, Medellin, Colombia

Imagen: James Mollison
Juan David tiene 10 años y vive con sus padres en un barrio pobre de Medellín, Colombia. Son “desplazados internos”, pues tuvieron que huir de su hogar por la violencia del narcotráfico. Ahora su familia casi no tiene acceso a servicios básicos. Lo que más comen es una fruta que se llama soncoya. Su papá hizo la casa en la que viven, pero se le dificulta encontrar trabajo, por eso la familia quiere emigrar a EE.UU. David va al colegio, le gusta jugar fútbol y quiere ser doctor cuando sea grande.
 

Lamine, 12, Bounkiling village, Senegal

Imagen: James Mollison
Lamine tiene doce años y vive en una villa en Senegal, occidente de África. Él es un pupilo de la escuela Corán de la villa, donde las niñas no son permitidas. Comparten un cuarto con varios niños del colegio. Todos los días, a las 6 de la mañana, los niños empiezan a trabajar en la granja de la escuela. Dependiendo de la temporada del año, ellos cavan huecos, cosechan maíz o aran los campos usando burros. Por las tardes estudian el Corán, el libro sagrado del Islam, y aprenden a recitar versos de tabletas de madera. Ellos tienen el mismo profesor para todas sus lecciones. Lamine disfruta mucho la escuela, pero se le hace muy difícil las labores del campo. En su tiempo libre, le gusta jugar fútbol con sus amigos. Cuando Lamine sea grande quiere ser un profesor.
 

Erlen, 14, Rio de Janeiro, Brazil

Imagen: James Mollison
Erlen tiene 14 años y está embarazada por tercera vez. Vive en una favela en Rio de Janeiro, Brasil. Su hogar es una pequeña choza y usualmente duerme en el suelo. La primera vez que quedó embarazada tenía 12 años y su bebé nació muerto. El segundo bebé murió poco después de nacer. Si el tercero sobrevive, Erlen no volverá a la escuela: será madre soltera. Al gobierno le preocupa la alta tasa de embarazo de adolescentes, a pesar de que promueve la anticoncepción. El aborto en Brasil es ilegal y peligroso: una de cada cinco mujeres muere en el intento. Erlen quiere ser veterinaria cuando sea grande y vivir en otra parte.
 

Rhiannon, 14, Darvel, Scotland

Imagen: James Mollison
Rhiannon vive en una casa adosada en Darvel, sur de Escocia, un pueblo pintoresco que solía ser famoso por sus encajes. Tiene 14 años y vive con sus padres y un hermano. El área ahora sufre por la adicción a la heroína y la violencia de pandillas. Rhiannon ha tenido su peinado al estilo mohicano, como el de sus padres, desde que tenía seis años. Son parte de una subcultura Punk y han formado una comunidad de apoyo. Son blanco de abusos. Rhiannon lo sufrió en la escuela pero se defendió y ahora ya no la molestan. Toca guitarra, batería, bajo, y además canta.
 

Roathy, 8, Phnom Penh, Cambodia

Imagen: James Mollison
Roathy tiene ocho años. Vive en las afueras de Phnom Penh, Camboya. Su hogar está encima de un enorme depósito de basura lleno de moscas. Todo lo que se encuentra, se usa: el colchón de Roathy está hecho de llantas viejas. El lugar huele a basura descompuesta y si se pisa donde no se debe, sale del suelo un líquido negro venenoso. 5.000 personas viven, trabajan y pagan arriendo allí. A las 6 de la mañana, Roathy y cientos de niños reciben una ducha y desayuno en un centro de caridad y salen a trabajar en busca de basura para vender a la compañía de reciclaje. El desayuno es a menudo la única comida.